Habilidades Blandas de un Emprendedor: Qué Son, Cómo Trabajarlas y Ejemplos

Habilidades blandas de un emprendedor

Cuando un emprendedor toma la decisión de crear un negocio, normalmente lo hace motivado por una idea que resuena en su mente o por la inquietud de ofrecer sus servicios a otras personas.

Los conocimientos, experiencia y las destrezas técnicas son, en esta etapa inicial, las que hacen que todo marche.

Sin embargo conforme pasa el tiempo las necesidades cambian.

Llega un momento en que todo lo anterior ya no es suficiente para crecer.

Y es entonces cuando aparece la necesidad de impulsar o adquirir las llamadas habilidades blandas.

¿Habías oído hablar de ellas?

Sea como sea a continuación vamos a explicar qué son, cómo trabajarlas y veremos algunos ejemplos para clarificar este concepto.

Incluso mencionaremos otras, denominadas habilidades duras, para dar una exposición más completa.

Ambas son necesarias para que un negocio crezca. Y lo ideal es que se desarrollaran de la mano.

¿Quieres conocerlas? Empecemos comentando qué son las habilidades blandas.

La suma de habilidades blandas y duras ayuda a que un negocio alcance sus objetivos y aproveche cada una de las oportunidades con las que se encuentre.

 

Habilidades blandas: definición

Lejos de lo que son los conocimientos técnicos sobre cómo realizar determinadas tareas o actividades, existen unas habilidades que hacen que un negocio destaque.

Son habilidades que debe poner en marcha el propio emprendedor.

Y, aunque pueda parecer que son intrínsecas de una persona, se pueden aprender.

Hablamos de habilidades que nos ayudan a desenvolvernos mejor el el día a día de nuestro negocio.

Pueden definirse como aptitudes, capacidades o atributos que facilitan el desempeño de una actividad.

Y se enmarcan en en el grupo de habilidades sociales, de comunicación y emocionales.

Las puedes encontrar también bajo el nombre de soft skills y su aplicación mejora los resultados de un negocio de forma notable.

¿Cómo? Una de las soft skills o habilidades blandas de las que vamos a hablar en este post es la gestión de equipos.

Y como podrás imaginar no van a ser los mismos resultados los que obtenga un equipo bien gestionado que otro totalmente desorganizado, sin control, coordinación ni comunicación.

¿Entiendes la importancia?

 

¿Cuál es su principal diferencia respecto a las habilidades duras?

Las habilidades duras y blandas de un emprendedor son como esa alta calidad que se espera de un buen restaurante con estrella Michelin.

Juntas hacen que un negocio sobresalga, sea sólido, próspero y nunca deje de crecer.

Por un lado, las habilidades blandas podrían ser esa personalidad única que distingue a la cocina de vanguardia.

Y por otro, las habilidades duras hacen referencia a esas técnicas que los grandes chef enseñan en sus escuelas.

¿Ves la diferencia?

Mientras las primeras se enfocan en cualidades transversales que se adquieren con el paso del tiempo y que facilitan el trabajo de una persona, las segundas hacen alusión a habilidades académicas fácilmente reproducibles.

Las habilidades duras se pueden aprender con un paso a paso, pero las blandas no.

Y esa es su principal diferencia.

Por ejemplo, hablar alemán es una habilidad dura que se aprende a partir de determinadas reglas gramaticales, vocabulario y otros elementos del lenguaje.

Pero, la gestión de equipos o la innovación no cuenta con ninguna guía que explique el paso a paso de cómo se debe aprender y aplicar.

Sin embargo, a pesar de sus diferencias, ambas son imprescindibles para alcanzar los objetivos propuestos.

Las habilidades duras te ayudan a obtener logros académicos, pero sin habilidades blandas es muy complicado traducir esos logros en resultados.

 

Importancia de las habilidades blandas ¿En qué me ayudan al emprender?

Ahora que sabes qué son las habilidades blandas y duras y conoces su principal diferencia, veamos por qué son tan importantes en un negocio.

Empecemos por las hard skill o habilidades duras. Aquí seremos muy breves.

Y es que resulta lógico pensar que sin conocimientos específicos sobre una materia no se puede desarrollar un negocio.

Por ejemplo, para ofrecer un servicio de diseño gráfico, es necesario conocer cómo funcionan los colores, tipografías, cómo combinarlos…

Pero, ¿cuál es la importancia de las habilidades blandas?

Estas son las que van a hacer que este y cualquier otro profesional pueda desempeñar su trabajo de forma eficaz.

Por ejemplo, nos ayudan a mantener la comunicación con nuestros clientes, resolver problemas, empatizar con los demás, reaccionar ante imprevistos, adaptarnos a los cambios rápidamente, ser creativos, innovar, hacer mejor uso de los recursos…

Por tanto, son importantes desde el punto de vista práctico y funcional del día a día.

Las habilidades blandas de un emprendedor son esenciales para dar solución a determinadas situaciones que podrían bloquear el flujo normal de trabajo y para afrontar el desarrollo de cualquier proyecto.

 

Tipos de habilidades blandas imprescindibles para crecer

Tal y como hemos visto en la definición de competencias blandas, estas abarcan una serie de elementos que son los que nos ayudan a desarrollarnos en el día a día.

Esos elementos constituyen los diferentes tipos de habilidades blandas o soft skills que un emprendedor debe adquirir.

Y en ellos nos vamos a basar para elaborar este listado.

Como vas a ver, estos elementos van desde aspectos sociales hasta otros más internos como la inteligencia emocional.

¡Presta atención!

  • Habilidades sociales: Estas son las que nos ayudan a crear relaciones con los demás duraderas, de calidad y basadas en valores positivos. Son sumamente importantes a la hora de tratar con clientes y personas del equipo.
  • Habilidades de comunicación: Las habilidades blandas de esta categoría están enfocadas en un buen intercambio de información. Un mensaje mal transmitido puede provocar un impacto negativo en los resultados de un proyecto.
  • Rasgos de la personalidad: Estos son los más complicados de cambiar o aprender, pues cada persona tiene unos rasgos diferentes. Sin embargo influyen en gran parte en el desarrollo de un negocio. Así, por ejemplo, si eres una persona responsable, pondrás más cuidado en tu negocio y en el compromiso con tu cliente, que si eres todo lo contrario. Y eso afectará de una u otra forma en tus resultados.
  • Actitudes: Este es de los tipos de habilidades blandas que nacen de la predisposición de cada una de las personas a comportarse de una manera u otra según las circunstancias. Para un emprendedor lo ideal sería tener un actitudes como el entusiasmo, la iniciativa, proactividad, compromiso, decisión, iniciativa, tenacidad…
  • Inteligencia social: ¿Habías oído hablar alguna vez de ella? Se trata de la capacidad que tenemos para interactuar con otras personas. En este caso debe ser lo más correcta posible para que la relación con clientes y otras personas que intervienen en el negocio sea sana y producente.
  • Inteligencia emocional: Y para acabar, el último de los tipos de habilidades blandas que trataremos será el de aquellas ligadas a la inteligencia emocional. Estas son las que nos permiten hacer uso de nuestras propias emociones de forma correcta en beneficio de nuestros pensamientos, conducta y objetivos.

 

 

Listado de habilidades blandas que deberías tener

Una vez vistos los tipos de habilidades blandas, es hora de desvelar cuáles son.

Lo cierto es que el listado podría ser interminable, pero vamos a enumerar aquellas que afectan especialmente al emprendedor.

Es decir, aquellas que son más necesarias para desarrollar un negocio y para que este pueda evolucionar, crecer y consolidarse.

¿Estás listo?

  • Resiliencia: Empezamos el listado de habilidades blandas con la resiliencia. Desarrollarla te ayudará a afrontar cualquier imprevisto con determinación y empuje, sin dejarte intimidar por lo sucedido. Esto es muy positivo para un emprendedor. Un negocio está sujeto a múltiples variables que no dependen de él y debe estar preparado para reaccionar ante posibles cambios en ellas que puedan afectar al mismo.
  • Empatía: Saber ponerse en el lugar de otra persona es clave a la hora de hablar a un cliente, ofrecerle una solución, diseñar productos o servicios, crear un mensaje… Y no solo eso, si como emprendedor, tienes un equipo de colaboradores a tu cargo, también debes ser empático para entender sus necesidades y hacerlos sentir cómodos mientras trabajan contigo. Crear equipo no es nada fácil. Compruébalo en el siguiente vídeo: ¿Por qué Crear un Equipo es tan Difícil? | con Miquel Baixas y David Vázquez.

 

  • Habilidades analíticas: Medir e interpretar resultados en un negocio es clave para poder corregir errores y mejorar. La información que puedas obtener de las estrategias implementadas te ayudará a optimizar sus acciones. Pero esto solo será posible si desarrollas esta competencia.
  • Responsabilidad individual: Continuamos la lista de habilidades blandas haciendo alusión a aquellos emprendedores que trabajan solos. Para ellos es imprescindible aprender a valorar sus actos y hacerse cargo de sus consecuencias. Además, esta incluye la capacidad de asumir éxitos, fracasos y errores, así como la capacidad para tomar decisiones.
  • Capacidad de integración: Hay ciertos emprendedores que por la naturaleza de los servicios que ofrecen suelen formar parte de un equipo de trabajo. Estos deben saber integrarse en él y asumir las reglas impuestas para el correcto desarrollo del proyecto y la convivencia entre todos sus integrantes.
  • Capacidad de organización: Esta es obligatoria para cualquier emprendedor. Ya sea que trabaje solo, en equipo o tenga a su cargo colaboradores. Sin organización, un negocio o un proyecto no puede salir adelante. Siempre habrán plazos que se olvidan, tareas que no se ejecutan correctamente, recursos mal aprovechados, documentos que no se localizan… Por todo ello la capacidad de organización es una de las protagonistas de esta lista de habilidades blandas. Actualmente existen muchas herramientas que nos ayudan a tener mayor organización. En este post puedes encontrar algunos ejemplos: Guía útil sobre gestión de proyectos: Definición, fases, métodos y herramientas.
  • Compromiso: Un emprendedor sin compromiso con su negocio es como un coche sin ruedas. Puede tener la mejor idea, pero nunca avanzará. El compromiso hace que las personas salgan de su zona de confort, se enfrenten a nuevos retos y trabajen a pesar de saber que los beneficios no aparecerán hasta pasado un tiempo.
  • Capacidad de comunicación: Esta es clave para la venta. Si no sabes comunicarte con fluidez y no tienes poder de convicción, tu facturación se debilitará. En caso contrario, verás como tu gran capacidad de comunicación te ayuda a crear una comunidad de personas alrededor de tu marca y eso beneficia a tus ventas. Estamos ante una de las habilidades blandas más importantes en un negocio.
  • Motivación: Se trata de una fuerza interna que nos empuja a realizar una determinada acción. Puede ser muy variada, cada emprendedor tiene la suya. Por ejemplo, mejorar su calidad de vida, tener libertad, pasar más tiempo con su familia, comprarse una casa nueva… Estar motivado ayuda para concentrarse en lo que estamos haciendo y obtener mejores resultados.
  • Capacidad de aceptar las críticas: Si vas a emprender, debes saber que no vas a gustarle a todo el mundo. Vas a recibir comentarios positivos, pero también negativos. Y es necesario que sepas aceptarlos igualmente. Lo ideal es que aprendas a encajar las críticas y las uses en tu propio beneficio. Es decir, utilízalas para mejorar. Un comentario negativo fundamentado puede ser una gran oportunidad de crecimiento.
  • Resolución de problemas: Ante la pregunta cuáles son las habilidades blandas, esta no podía faltar. En un negocio siempre van a surgir problemas y debemos estar preparados para resolverlos lo antes posible. Si no, es probable que afecte al proyecto que tenemos en marcha o que acabe provocando su desaparición. Te recomendamos que elabores un protocolo para actuar en estos casos y que lo apliques cuanto antes para que un problema no se convierta en algo peor.
  • Curiosidad: La curiosidad vista desde una perspectiva positiva, es una gran herramienta para avanzar e innovar profesionalmente. Las personas curiosas siempre quieren saber más. Y en ese intento de saciar su sed, encuentran grandes soluciones para ofrecer al mundo. Un emprendedor curioso tiene más probabilidad de crear un negocio que sobresalga del mercado.
  • Conocimiento de la naturaleza humana: Esta habilidad es crucial cuando tienes un equipo a gestionar. Estudiar la naturaleza humana te va a permitir saber de antemano cómo reaccionará una persona ante un cambio, una petición de trabajo, un sobreesfuerzo… Y te ayudará a tener una relación más sana con cada uno de los miembros de tu equipo. Sabrás qué necesitan en cada momento para sentirse más a gusto trabajando contigo.
  • Resistencia al estrés: ¿Quién no ha sufrido estrés alguna vez? Ya sea por la presión de tareas acumuladas, problemas, cumplimiento de plazos, ventas que se caen… El estrés aparece impulsado por multitud de factores, pero controlarlo evitará que nos bloqueemos y superemos cualquier obstáculo que se presente. La resistencia al estrés aparece cuando adquirimos disciplina, organización y reflexionamos sobre nuestros actos.
  • Autodisciplina: Acabamos de mencionarla. Y es que es vital para poder mantener bajo control todos los aspectos de un negocio. Quien tiene autodisciplina siempre mantiene el foco en sus prioridades y no se deja distraer por nada. Y si surgen imprevistos los resuelve con seguridad y sin desviarse de su camino.
  • Capacidad para trabajar en equipo: Son muchos los emprendedores que trabajan en equipo. Ya sea porque forman parte de un proyecto y ofrecen sus servicios en él o porque hayan creado el suyo propio y deban gestionarlo. En el primer caso es vital saber cómo involucrarse en el proyecto y cumplir de forma ordenada con sus responsabilidades. Y en el segundo lo más importante es saber repartir tareas, comunicarse con los miembros de forma efectiva y clara, saber transmitir bien los mensajes y mostrar autoridad.
  • Flexibilidad y adaptabilidad: Hay veces en que el día no sale como lo habíamos planeado. Incluso la semana, el mes o el año. En esos casos esta es una de las habilidades blandas que más nos van a ayudar a adaptarnos a los cambios. Un emprendedor debe saber cómo reaccionar ante una variación en las circunstancias para evitar que eso afecte a su negocio. Debe ser flexible.
  • Autorreflexión: Nadie es perfecto y si queremos aprender de los errores que cometemos debemos poner en práctica esta cualidad. La autorreflexión nos ayuda a evaluar nuestros actos y a identificar aquello en lo que nos hemos equivocado para proponer ideas que nos ayuden a mejorar.
  • Forma de interactuar: Saber cómo interactuar con clientes, proveedores, colaboradores, aliados… es muy importante para causar una buena impresión y conseguir que el flujo de trabajo no se interrumpa. Es necesario saber cómo dirigirse a las personas en cada caso, ya que si somos demasiado bromistas corremos el riesgo de no ser tomados en serio. Y si somos muy serios, podemos crear barreras que enfrían las relaciones.
  • Confianza en uno mismo: Esta nace cuando somos capaces de reconocer nuestras fortalezas. Y nos permite reconocer nuestro auténtico valor. Es una de las habilidades blandas más importantes para un emprendedor. Porque, cuando se tiene, no se vende por menos de lo que realmente vale. Es esencial para no vender productos ni servicios de gran valor a un precio muy bajo.
  • Creatividad: Al igual que la curiosidad, la creatividad abre la puerta hacia un mundo repleto de oportunidades. Son dos habilidades que pueden ayudarte a que tu negocio destaque. Es imprescindibles ponerlas en alza y trabajarlas. Ser único y diferente te servirá para tener un negocio próspero.
  • Innovación: Aprovechar las oportunidades está muy relacionado con la innovación. Estar atento a ellas y ser capaz de transformarlas en un producto o servicio provechoso es una habilidad que hace a los emprendedores crear negocios de éxito.
  • Pensamiento crítico: En los negocios hay que dejar a un lado la subjetividad y aportar objetividad para evaluar situaciones, propuestas, estrategias de mercado, oportunidades… Hay que saber tomar las mejores decisiones en beneficio del negocio. Y para ello es necesario analizar cada detalle antes de dejarnos llevar por la emoción.
  • Capacidad de concentración: Está muy ligada a la capacidad para mantenerse en foco y evitar distracciones. No solo hablamos de concentración a la hora de realizar una tarea, sino también a la hora de no dejarse llevar por nuevas ideas o situaciones atractivas que nos alejan del objetivo principal. Esto es muy común entre emprendedores. Siempre queremos probarlo todo, hacer millones de acciones e implementar miles de ideas.
  • Iniciativa: Está muy bien seguir aquello que ya está establecido y que sabemos que funciona, pero no está de más tener iniciativa de vez en cuando y abrir nuestros propios caminos. Tener iniciativa está muy ligado a la innovación, pero también a ser el primero en implementar un determinado tipo de estrategia en un sector, atreverse a hacer cambios, abrir nuevas líneas de negocio… Los emprendedores con iniciativa son los que más éxito tienen. Aquellos que copian a este cuando ven sus resultados solo son eso, copias y competirán por precio.
  • Autonomía: Tan importante como el trabajo en equipo es tener autonomía. No podemos esperar a que otros nos digan cómo debemos hacer nuestro trabajo. Debemos tener clara nuestra responsabilidad en un proyecto y abordarla de la mejor forma posible según nuestra experiencia y conocimientos. Además, sin esta habilidad tampoco sería posible sacar adelante un proyecto en solitario. Y la mayoría de emprendedores arrancan sus negocios de este modo.
  • Sociabilidad: Podría ser un resumen del resto de habilidades sociales que hemos visto en este listado. Se define como la capacidad para entablar y mantener relaciones positivas con otras personas. Si no fuera así nadie querría trabajar con nosotros o interactuar con nuestro negocio de algún modo.
  • Competencia intercultural: Internet ha roto barreras en los mercados. Ya no nos dirigimos únicamente a personas que están en nuestro barrio o en nuestro país. Tenemos la capacidad de vender al mundo entero. Y por este motivo es necesario desarrollar este tipo de habilidad blanda. Nos ayudará a conocer otras culturas, saber qué necesitan, cuáles son sus gustos, tradiciones… para así poder actuar en consonancia y establecer relaciones.
  • Productividad: Este es el mayor quebradero de cabeza de los emprendedores. Todos quieren hacer más en menos tiempo. Lo cierto es que existen determinadas fórmulas que nos ayudan a conseguirlo. Pero tampoco debe ser un tema con el que obsesionarse. Productividad sí, agobio no.
  • Liderazgo: No es lo mismo ser un jefe que un buen líder. Los negocios que mejor funcionan son los que cuentan con la segunda figura. Por lo que además de emprendedor, para obtener mejores resultados, vas a tener que ser un líder. Este tiene la capacidad de dirigir y organizar un equipo de la forma más adecuada para conseguir los objetivos de un proyecto.
  • Responsabilidad: Nadie confiaría en un emprendedor irresponsable. La responsabilidad es una habilidad que aporta seguridad y confianza al cliente. Es la garantía de un trabajo bien hecho. Normalmente se asocia a una cualidad innata de una persona, pero también se puede fomentar y adquirir con el tiempo.

 

Aquí tienes una muestra de cuáles son las habilidades blandas que debe tener un emprendedor.

Como ves tener un negocio no solo va de aprender y aplicar estrategias (algo imprescindible), sino que también necesita de ciertas habilidades que no cuentan con tutoriales a la hora de adquirirlas.

Las habilidades blandas del emprendedor definen el la personalidad de un negocio.

 

¿Y cuáles son las habilidades duras?

Recuerda: Las habilidades duras son aquellas teóricas que se pueden aprender con un paso a paso.

Un emprendedor va a necesitar adquirir tanto las comunes para el desarrollo de un negocio, como las más específicas de su expertise para ofrecer productos y servicios de calidad.

Estas últimas van a depender del sector en que cada emprendedor se encuentre, pero las primeras forman parte del grupo de habilidades duras que todos los emprendedores deberían aprender para sacar adelante sus proyectos. Veamos algunas de ellas:

  • Estrategias de negocio: La añadimos la primera porque es la más importante de todas. De hecho, es la que sostiene al resto. La estrategia define el rumbo de un negocio y el resto de acciones que se deberán desarrollar en él. Es la que define el camino para llegar hasta los objetivos marcados.
  • Venta en internet: Existen diferentes estrategias de venta por internet: retos, embudos, lanzamientos, webinarios, emails, venta on stage, venta directa… Aprende aquella que mejor se adapte a tu negocio.
  • Embudos de venta y webinarios: Estas son dos de las habilidades duras que pueden hacerte facturar grandes cantidades. Funcionan muy bien y puedes automatizarlas para sacarle el máximo rendimiento. Funcionan 24×7.
  • Marketing: En este grupo encontrarás diferentes formas de atraer clientes hasta tu negocio: social media, marketing de contenidos, asistencia a eventos, SEO… Estas acciones sirven para captar leads o personas interesadas en lo que ofreces.
  • Lanzamiento digitales: Es otro de los sistemas de venta que mejor funcionan en negocios online. Su principal característica es que el carrito solo se abre en momentos puntuales.
  • Atención al cliente: No solo hay que saber cómo captar la atención del cliente y atraerlo, sino que también es necesario aprender cómo retenerlo y fidelizarlo. Su satisfacción es uno de los puntos más importantes a tratar en un negocio.
  • Publicidad online: Sirve para captar nuevos clientes. Hoy día la forma más havbitual de hacerlo es a través de plataformas como Google Adwords, Facebook ads Instagram ads, YouTube ads, LinkedIn ads.
  • Marca personal: Esta es una de las formas más efectivas para emprender hoy día. Sobre todo si eres un profesional que quiere vender su conocimiento. Saber crear una marca personal potente te ayudará a posicionarte como experto en el mercado.
  • Finanzas: Esta no podía faltar. Tan importante es facturar como saber gestionar los ingresos y gastos que el negocio tenga. Llevar unas finanzas saneadas es clave para la supervivencia del negocio.
  • Pilares de un negocio digital sólido: Todo negocio debería pasar por 4 etapas en su crecimiento. Así como considerar las 6 áreas que intervienen en él y lo hacen prosperar. ¿Quieres saber de qué se trata? Ve a ver este otro post: Montar negocios por internet rentables. Emprendimiento digital sólido.
  • Bases del ecommerce: Y si tu modelo de negocio se basa en crear una tienda online, saber cómo funcionan a nivel técnico y estratégico es crucial para el desarrollo de tu proyecto.
  • Cómo atraer clientes: Esta es una de las habilidades duras que más quebraderos de cabeza da a los emprendedores. Todos quieren más y más clientes. Pero piensa algo, lo mejor no siempre está en la cantidad, si no en la calidad.
  • Cómo crear un curso online: Para aquellos que han apostado por la formación online como modelo de negocio, deberán aprender a crear cursos que realmente transformen a su clientes. Para ello existen una metodología.
  • Crear un mapa de empatía: Y por último, otra de las habilidades necesarias en un emprendedor es conocer bien a su cliente. Si no, ¿cómo va a poder ayudarlo? La mejor herramienta para ello es el mapa de empatía.

 

Hasta aquí la lista de habilidades blandas y duras que teníamos preparada.

Aunque no es corta, hay muchas más. Pero con este listado puedes hacerte una idea bastante buena de cuáles son las que necesitas adquirir de forma prioritaria.

Habilidades-blandas-vs-habilidades-duras

 

Cómo trabajar las habilidades blandas

¡Seguimos! Y ahora toca implementar.

Así que, ¿cómo trabajar las habilidades blandas? Como habrás podido comprobar, adquirir este tipo de competencias es algo más complejo que las llamadas hard skill o habilidades duras.

Y la razón es que la mayoría de ellas están muy relacionadas con la forma de ser de una persona.

Sin embargo, igualmente se pueden trabajar y desarrollar para sacar más partido a tu emprendimiento. De hecho, te proponemos los siguientes consejos:

  • Desarróllalas poco a poco. No quieras tenerlas todas a la vez, ni te obsesiones con elaborar un listado enorme de habilidades blandas. Céntrate y pon foco en aquellas que más vayan a beneficiar a tu negocio.
  • Busca bibliografía, formación y expertos que puedan ayudarte. Hay montones de libros y de actividades que podrías realizar para sumar competencias a tu perfil.
  • Ten mucha paciencia. No esperes ver resultados de un día para otro. Las habilidades blandas para emprendedores necesitan un tiempo para asentarse y sobre todo para que puedas expresarlas de forma natural, sin forzar nada.

 

Habilidades blandas: ejemplos para entender mejor su utilidad

Qué te parece si para hablar sobre ejemplos de habilidades blandas lo hacemos utilizando un caso concreto. Por ejemplo, un emprendedor que se dedica a ofrecer formación para personas que quieren diseñar el interior de su casa de un modo minimalista.

¿Empezamos? Veamos qué habilidades blandas debería desarrollar.

  • Resiliencia
  • Empatía
  • Responsabilidad individual
  • Capacidad de organización
  • Compromiso
  • Capacidad de comunicación
  • Motivación
  • Curiosidad
  • Capacidad de aceptar las críticas
  • Forma de interactuar
  • Creatividad
  • Confianza en uno mismo
  • Sociabilidad
  • Competencia intercultural

 

Hemos resaltado especialmente aquellas relacionadas con las de tipo social, ya que va a necesitar dirigirse a sus alumnos de forma correcta, transmitir conocimientos, conectar con ellos…

Así como otras de carácter inventivas para fomentar la creación de contenidos de valor, útiles y únicos a sus alumnos.

Para los más curiosos: Algunos ejemplos de habilidades duras

Sigamos con la suposición anterior y veamos ejemplos de habilidades duras que debería tener este profesional que se dedica a impartir formación sobre diseño de interiores minimalista de hogares.

  • Conocimientos artísticos sobre formas y colores
  • Capacidad para distribuir el espacio
  • Realizar planos en 3D
  • Elaborar proyectos

 

En definitiva se trata de competencias que hacen que una persona pueda realizar un buen diseño de interiores en su casa.

Y todas ellas pueden aprenderse a partir de tutoriales o proceso guiados.

 

¿Qué beneficios van a aportar en tu negocio?

Después de entender qué son las habilidades blandas, ver un listado bastante completo de ellas y descubrir ejemplos para clarificar su definición, ¿qué crees que pueden aportar a tu negocio?

Básicamente este tipo de competencias lo que van a conseguir es que tu negocio crezca y evolucione para no perder competitividad ni el lugar que tiene en el mercado.

Todas ellas nos ayudan a ser más efectivos en cada paso que damos, a optimizar nuestras tareas y a gestionar mejor todo el negocio.

En consecuencia el impacto de implementarlas será muy positivo.

Si quieres saber más sobre habilidades blandas, te recomendamos que eches un vistazo a los 5 mejores libros para mejorar tus «soft skills».

Y si quieres añadir algo más a este contenido o enviarnos algún comentario, te leemos en la sección de más abajo.

¡Hasta la próxima!

P.D. Analiza tu proyecto con nuestro Test de Negocio y descubre las áreas en que debes mejorar. Descárgalo aquí.

 

✶ ¿QUIERES LLEVAR TU NEGOCIO AL SIGUIENTE NIVEL? ✶

Si ya tienes negocio online o tradicional y quieres conocer nuestros programas, solicita una sesión con nuestros asesores: https://www.escuelanuevosnegocios.com/solicitud-acceso/

✶ SUSCRÍBETE A YOUTUBE ✶

Si te intrigan los secretos de los negocios escalables y con foco, síguenos cada semana en YouTube: http://bitly.com/ennyoutube

✶ ESCUCHA EL PODCAST ✶

¿Prefieres contenidos en audio? Suscríbete a nuestro podcast en tu plataforma favorita: Spotify, Apple Podcast, iVoox

✶ INFORMACIÓN CLASIFICADA ✶

Recibe contenidos sobre negocios online cada día y avanza en tu camino para construir un negocio sólido y rentable. Síguenos en redes:

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

4 respuestas

  1. ¡Muchísimas gracias!

    Llevo un tiempo siguiendo todas vuestras publicaciones.

    Hacéis un gran trabajo todo el equipo y Miquel.

    Nos veremos pronto por Lanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ebook gratuito

Los 21 mejores libros para emprender un negocio digital

Nuestra particular selección para ayudarte a crear e impulsar tu proyecto

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: UNLIMIT S.L
Finalidad: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected]

Síguenos

Ebook gratuito

Los 21 mejores libros para emprender un negocio digital

Nuestra particular selección para ayudarte a crear e impulsar tu proyecto

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: UNLIMIT S.L
Finalidad: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected]

Artículos recientes

ARTÍCULOS RELACIONADOS

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: UNLIMIT, S.L.(Escuela Nuevos Negocios)
Finalidad: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected]